la APO ¿que es?

La Administración por Objetivos ó Administración por Resultados, es la Gerencia Participativa por Excelencia.


Podríamos definirla como un Proceso que se basa, principalmente, en la definición de Objetivos y Metas, con su correspondiente asignación para su cumplimiento y cuyo desempeño, es evaluado en función de los resultados obtenidos.


Su elemento más importante es el hincapié en la fijación de Objetivos, Metas, la Planeación y la revisión periódica de los Progresos, generando acciones correctivas para su Optimización.

¿Gerencia Participativa?

 sIG Objetivos

La Elaboración del enunciado y la definición del Objetivo, es una labor conjunta entre el Supervisor y Supervisado, ambos participan activamente en el proceso.

Cada Unidad Organizativa elabora sus Objetivos. Con carácter cuantificable (numérico) con tiempos finitos y predeterminados (medibles), la APO se fundamentada en la elaboración de Objetivos por niveles de Gerencia. Se recomienda definir de cuatro (4) a ocho (8) objetivos (como máximo) para cada posición.

Debe existir una Interrelación entre los Objetivos de los diferentes departamentos, ya que todos al unísono, apuntan a satisfacer la Planificación Estratégica. Esa Interrelación involucra Objetivos Funcionales con Objetivos de Producción (TODOS los Objetivos de la Empresa).

Elaboración de planes tácticos y planes operacionales, con énfasis en el Seguimiento y Control. A partir de los Objetivos de cada departamento, el Supervisor y Supervisado elaboran los planes tácticos adecuados para alcanzarlos, convirtiéndose en instrumentos para el trabajo diario. Tal como lo estipula la APO haciendo énfasis en la cuantificación, la medición y el control (ojo, no confundir Control por Objetivos con Gerencia por Objetivos), se hace necesario medir los resultados y compararlos con lo previsto en la planificación. Todo aquello que no puede ser medido no puede ser controlado y todo lo que no puede ser controlado no puede ser mejorado.

Evaluación permanente, revisión, retroalimentación y reciclaje de los planes son unas de las fortalezas de la APO.

Participación activa de los Supervisorios y Supervisados. El carburante y carta de Presentación de la APO es precisamente la interrelación Supervisor – Supervisado.

Apoyo constante de la Gerencia de Alto Nivel, durante las primeras etapas del proceso. La frase “hágalo usted mismo” está prohibida y fuera de lugar, se debe tener cuidado con la delegación, la APO exige coordinación, interrelación e integración de esfuerzos.

2 hipótesis fundamentales

  • Orientación hacia el objetivo

Si una persona está orientada hacia un objetivo, tendrá el incentivo necesario para dedicarle más esfuerzo y dedicación para alcanzarlo, siendo todo lo contrario, si NO está involucrado.

  • Profecía autorrealizada

El principio de la Profecía Autorrealizada, el cual afirma que siempre que se predice que algo sucederá, se hace todo lo posible para lograr que suceda.

Los 4 elementos claves

1º.  Comunicación , Clara comunicación y fluidez entre Supervisor y Supervisado.

2º.  Alcanzables, Metas reales, factibles y alcanzables.

3º.  Medir, Medir cuantitativamente las Metas y sus avances en el tiempo.

4º.  Retroalimentación , Su arma más poderosa, la Retroalimentación continua de sus aciertos y desaciertos.

Ventajas de la APO

Le Permite al empleado sentirse útil.

El empleado siente el apoyo del nivel Supervisorio.

Tener una Planificación Estratégica blindada con Objetivos que centralizan el aporte de todos.

Mejora notablemente, la comunicación y flujo de información entre los Supervisores y Supervisados.

Garantiza que todos los empleados conozcan la Misión, la Visión y la Planificación Estratégica de la empresa.

Humaniza y hace más justo el proceso de evaluación al centrarse en logros específicos, preestablecidos y acordados, previo al inicio de las actividades.